Se fue la Tortu

Se fue la tortu. Sin mucho preámbulo. Sin una gota de nafta. Con mugre. Con nervios, por supuesto, porque llegábamos tarde a la cita, dentro del margen pero tarde, y el tipo no aparecía. Sin celular y sin estar COMPLETAMENTE seguros de que estábamos haciendo las cosas bien.
Pero se fue al fin. Nunca me había puesto a pensar en este momento. La tortu se había convertido en uno más del grupo y ahora un hasta nunca…
Se acaba el viaje. Nos vamos quedando más solos… Aunque, si uno lo piensa, el equipo aún es numeroso y a Carlita y Pedro todavía los siguen ZigZag, Pim, Pum, Pam y Potato. De Zanahoria no tenemos noticias aún pero estamos seguros de que andará en algún lugar del mundo y, quién sabe, algún día nos mandará postales…

De vuelta al apartamanto de Barcelona el tren avanza lento. Una nostalgia inunda los ojos. De pronto, de a pie, la ciudad es más grande y uno más chiquito… aquello que sentíamos al principio del viaje ha vuelto… se siente bien…
Ha pasado mucho tiempo, hemos vivido y estamos juntos.
Al bajar del tren salimos a la noche catalana y en el Paseo de la Gracia, tornasolada, se levanta la Casa Batlló…
Recorremos los amplios bulevares rumbo a nuestra última casa. Nos perdemos por las calles medievales de la vieja Barcelona. Los drogadictos, los hippies, los negros, los indios…
Barcelona tiene aire a París. Una vez más, el fin se me mezcla con el principio…

Esta entrada fue publicada en 10_Italia, Francia, España. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>